Los centros pilotos

La red de Centros pilotos fue creada en el año 2000 por La main à la pâte y la Academia de ciencias, con la ayuda de la Delegación interministerial de la ciudad. Reúne equipos que, cada uno en su ciudad, distrito o departamento, han desarrollado métodos originales e innovadores para acompañar la renovación de la enseñanza de la ciencia y la tecnología en escuelas, particularmente las que están localizadas en zonas de educación prioritaria. Estos centros son activos en los sitios web, cargando recursos propios y desarrollando ofertas parecidas a las que La main à la pâte propone en su propio sitio. Están regidos por un convenio común. La red de Centros pilotos está coordinada por el equipo nacional de La main à la pâte para que esta experiencia se difunda, que los recursos sean compartidos y que los intercambios sean posibles entre maestros.

Interesada por el desarrollo de tales centros, La main à la pâte propone (en ingles) “Manuales para crear y desarrollar un centro para la educación a la ciencia por la indagación (IBSE) en la enseñanza primaria y los primeros cursos de la secundaria” con el objetivo de ayudar los equipos a crear o reforzar proyectos locales de desarrollo.