La main à la pâte: 20 años de existencia

La main à la pâte es una expresión francesa que significa trabajo práctico colaborativo y equivale a “poner manos a la obra” en castellano. Fue fundada en 1996 por el premio Nobel Georges Charpak, Pierre Léna, Yves Quéré y la Academia francesa de ciencias (del Instituto de Francia). La main à la pâte está gestionada en asociación con la “École normale supérieure” de Paris y el Instituto nacional francés de investigación pedagógica (llamado ahora el Instituto francés de Educación que forma parte de la “École normale supérieure” de Lyon). El proyecto recibe ayudas financieras de los Ministerios de Educación así como del Ministerio de la Enseñanza superior e investigación. Trabaja con la Dirección de la enseñanza escolar para llevar a cabo la creación del PRESTE (plan nacional para la renovación de la enseñanza de la ciencia y de la tecnología en las escuelas) en el año 2000. Esto fue prolongado, en el 2002, por nuevos programas de ciencias para las escuelas elementales.

La main à la pâte se transformó en una Fundación de cooperación científica, por decreto, en octubre 2011: la Academia de ciencias, la “École normale supérieure” de Paris y la de Lyon fueron sus miembros fundadores. Un acuerdo entre la Academia de ciencias, el Ministerio de educación y el Ministerio de la enseñanza superior y de la investigación, firmado en abril 2005 y reconducido en 2012 -con modificaciones anuales- definió los objetivos, medios y métodos para el trabajo del equipo francés de La main à la pâte que está compuesto de unas treinta personas. Un segundo acuerdo-marco entre la Academia de ciencias y el Ministerio de asuntos extranjeros definió la acción de la Fundación a nivel internacional. Varias grandes empresas se han asociado a la Fundación (Fundación Mérieux, Michelin, Saint-Gobain, Total).

La main à la pâte (www.fondation-lamap.org) pretende revitalizar y ampliar la enseñanza elemental en Francia y contribuye a lograrlo también en muchos otros países. Recomienda que los maestros implementen los métodos de indagación combinando la exploración del mundo, la formación científica, la experimentación y el dominio del lenguaje y de la argumentación, para que cada niño pueda profundizar su comprensión de los objetos y fenómenos que lo rodean.

La main à la pâte ha desarrollado toda una serie de programas en vistas a asesorar a los maestros en sus esfuerzos para implementar la enseñanza por los métodos de indagación. Divulga, promueve y organiza actividades de desarrollo profesional enfocadas en los nuevos métodos de enseñanza de la ciencia. También pone en contacto miembros de la comunidad educativa en ciencias, afín de constituir una red de intercambio de competencias. Otro aspecto de su programa es implicar la comunidad científica, particularmente proporcionando formación a los maestros. Desarrollar y compartir recursos es también una función clave.

Un sitio web, principalmente dedicado a maestros y formadores, ofrece una gran variedad de servicios y de recursos.

La main à la pâte ha creado una red de Centros pilotos en unos veinte sitios a través de Francia. Esto ha permitido la emergencia de redes locales innovadoras, reuniendo asociados muy diversos en cada distrito, ciudad o a nivel departamental como altos institutos, universidades para la formación de los maestros (ESPE) grupos locales y asociaciones… Con unas 3 000 clases involucradas, forman zonas específicas para la divulgación de los métodos de La main à la pâte y promueven sus buenas prácticas.

Al participar al programa de las Inversiones para el futuro, la Fundación La main à la pâte proporciona oportunidades de desarrollo profesional a los maestros de ciencias de las escuelas elementales y secundarias. Esto es una extensión de las actividades tradicionales de La main à la pâte en la escuela elemental y los primeros cursos de la secundaria, con un enfoque en las ciencias de la vida y la tecnología en interacción con el mundo de la ciencia y de la industria, en la innovación y la interdisciplinaridad así como con métodos prácticos en las clases.

En septiembre 2012, cuatro centros para el desarrollo profesional de los maestros fueron creados en las regiones de Alsacia, Auvergne, Lorraine y Midi-Pyrénées. Implantados en grandes universidades y apoyados por la Fundación, ofrecen actividades de desarrollo profesional a los maestros de la escuela elemental y secundaria de esas zonas. Estos centros tienden a intensificar progresivamente sus relaciones en Europea e internacionalmente. Además, cada año, un premio de La main à la pâte es otorgado, bajo el patrocinio de la Academia de ciencias, en reconocimiento del trabajo efectuado en clases de la escuela elemental. También dos tesis profesionales dedicadas a la enseñanza de la ciencia son recompensadas.  

Hoy en día, La main à la pâte sigue siendo un centro de innovación para la enseñanza de la ciencia. Está apoyada por instituciones y asociados expertos en este ámbito y que se dedican a la promoción de la educación a la ciencia. Las actividades de la Fundación están recopiladas en un informe anual que se puede descargar en este sitio web. Desde 2006, sus principios han sido también aplicados a los primeros cursos de la educación secundaria, como experimentación apoyada por el ministerio francés de educación, con el EIST: enseñanza integrada de ciencia y tecnología. La main à la pâte es una marca registrada por la Academia de ciencias francesa cuyo comité de dirección decide cuales productos o servicios comerciales pueden utilizar este sello. Para más información, sírvanse consultar el sitio web de La main à la pâte (www.fondation-lamap.org) así como el libro “L’enfant et la science” (El niño y la ciencia) escrito por Georges Charpak, Pierre Léna y Yves Quéré, publicado por la Editorial Odile Jacob en octubre 2005.